19 febrero

Sea cual sea su sexo, el hombre podría elegir su género: Podría decidir ser transexual o cambiar de sexo. Esta extraña disociación entre sexo y género, entre naturaleza y cultura, destruye la dimensión personal del ser humano y lo reduce a una simple individualidad. Jutta Burggraf , profesora de Teología, lo ha analizado en un artículo aparecido en el Lexicón de la familia, publicado por la editorial Palabra Madrid, en colaboración con el Consejo Pontificio para la Familia, y que reproducimos a continuación sin el documentadísimo aparato crítico que acompaña a esa edición original.

La ideología feminista de género se extiende a partir de la década de los sesenta.

Sexo y “género”

En este contexto se destaca no sin razón que, en el pasado, las diferencias fueron acentuadas desmesuradamente, lo que condujo a situaciones de discriminación e injusticia para muchas mujeres: Pero hoy en día —se sigue afirmando— las mujeres se dan cuenta del fraude del que han sido víctimas, y rompen los esquemas que les fueron impuestos.

Pretenden liberarse, sobre todo, del matrimonio y de la maternidad. Cualquier actividad sexual resultaría justificable. Ni siquiera sería preferible para la procreación. Y como la identidad genérica el género podría adaptarse indefinidamente a nuevos y diferentes propósitos, correspondería a cada individuo elegir libremente el tipo de género al que le gustaría pertenecer, en las diversas situaciones y etapas de su vida. Utilizan un lenguaje ambiguo que hace parecer razonables los nuevos presupuestos éticos.

Estas pretensiones han encontrado un ambiente favorable en la antropología individualista del neoliberalismo radical. Al proclamar que los géneros masculino y femenino serían el producto de factores exclusivamente sociales, sin relación alguna con la dimensión sexual de la persona, los defensores de la teoría de género se oponen a un modelo, igualmente unilateral que el suyo, que sostiene justamente lo contrario: Este modelo, sin embargo, se considera hoy en día falso a nivel teórico y jurídico, al menos en el mundo occidental. En la persona humana, el sexo y el género —el fundamento biológico y la expresión cultural— no son idénticos, pero tampoco son completamente independientes.

Para llegar a establecer una relación correcta entre ambos, conviene considerar previamente el proceso en el que se forma la identidad como varón o mujer. Los especialistas señalan tres aspectos de este proceso que, en el caso normal, se entrelazan armónicamente: El sexo biológico describe la corporeidad de una persona. Se suelen distinguir diversos factores. Conviene considerar el hecho de que estas bases biológicas intervienen profundamente en todo el organismo, de modo que, por ejemplo, cada célula de un cuerpo femenino es distinta a cada célula de un cuerpo masculino.

Comprar Garry's Mod

La ciencia médica indica incluso diferencias estructurales y funcionales entre un cerebro masculino y otro femenino. El sexo psicológico se refiere a las vivencias psíquicas de una persona como varón o mujer. Consiste, en concreto, en la conciencia de pertenecer a un determinado sexo.

Esta conciencia se forma, en un primer momento, alrededor de los dos o tres años y suele coincidir con el sexo biológico. Puede estar afectada hondamente por la educación y el ambiente en el que se mueve el niño.


  • Sexo y “género” | Observatorio de Bioética, UCV.
  • putas palma mallorca.
  • sistema de citas dmv ct.

El sexo sociológico o civil es el sexo asignado a una persona en el momento del nacimiento. Expresa cómo es percibida por las personas a su alrededor. Señala la manera específica de obrar de un varón o de una mujer. En general, se le entiende como el resultado de procesos histórico-culturales.

Diferencias científicas entre sexo y género

Se refiere a las funciones y roles y los estereotipos que en cada sociedad se asignan a los diversos grupos de personas. Estos tres aspectos no deben entenderse como aislados unos de otros.


  • viajes organizados para jovenes;
  • bares en santiago para solteros.
  • chica busca sexo en las palmas.
  • Observatorio de Bioética, UCV.
  • Sexo vs género: ¿Por qué es importante conocer las diferencias?;
  • chica busca sexo en las palmas.
  • ¡Muchas gracias!.

En un correcto y armónico proceso de integración, ambas dimensiones se corresponden y complementan. Una consideración especial merecen los estados intersexuales los llamados intersexos , ya que algunos argumentan que la existencia de personas transexuales y hermafroditas demostraría que no hay solamente dos sexos. Pero los estados intersexuales significan anomalías con características clínicas variadas; suelen ocurrir en una etapa muy precoz del desarrollo embrionario.

Es decir, las personas transexuales disponen de una patología en alguno de los puntos de la cadena biológica que conduce a la diferenciación sexual. Sufren alteraciones en el desarrollo normal del sexo biológico y, en consecuencia, también del sexo psicosocial. Hay que distinguir la identidad sexual varón o mujer de la orientación sexual heterosexualidad, homosexualidad, bisexualidad.

Otros textos

Otra cosa también distinta es la conducta sexual. En el caso normal, designa el propio comportamiento elegido, puesto que hay un margen muy amplio de libertad en el modo en que tanto la mujer como el varón pueden vivir su sexualidad. Es una tarea sumamente difícil de distinguir en este campo. Pero el hecho de que el varón y la mujer experimenten el mundo de forma diferente, desempeñen tareas de manera distinta, sientan, planeen y reaccionen de manera desigual, tiene un fundamento sólido en la constitución biológica propia de cada uno de ellos.

La sexualidad habla unas veces de identidad y otras veces de alteridad. Varón y mujer tienen la misma naturaleza humana, pero la tienen de modos distintos. En cierto sentido se complementan. No buscan una unidad andrógena, como sugiere la mítica visión de Aristófanes en el Banquete, pero sí se necesitan mutuamente para desarrollar plenamente su humanidad.

Es deseable una subordinación mutua en el amor. Es un hecho biológico que sólo la mujer puede ser madre, y sólo el varón puede ser padre.

Habilitan camión para entregar agua en Quellón | ucyrizimegoq.tk

La procreación se encuentra ennoblecida en ellos por el amor en que se desarrolla y, precisamente por la vinculación al amor, ha sido puesta por Dios en el centro de la persona humana como labor conjunta de los dos sexos. Tanto el varón como la mujer son capaces de satisfacer una necesidad fundamental del otro. En su mutua relación, uno permite al otro descubrirse y realizarse en su propia condición sexuada. Uno hace al otro consciente de ser llamado a la comunión y capaz para entregarse al otro, en mutua subordinación amorosa.

Ambos, desde perspectivas distintas, llegan a la propia felicidad sirviendo a la felicidad del otro. Manifiesta que la plenitud humana reside precisamente en la relación, en el ser-para-el-otro. Impulsa a salir de sí mismo, buscar al otro y alegrarse en su presencia. Es como el sello del Dios del amor en la estructura misma de la naturaleza humana.

Habilitan camión para entregar agua en Quellón

De esto nos habla la condición sexual, que tiene un inmenso valor en sí misma. Esa es su vocación. Related Post. Compartir en: Diferencias científicas entre sexo y género. Clic para cancelar respuesta. Visite Nuestro Canal de YouTube. Ideología de Género. Suscríbete a Nuestras Newsletters. Selecciona lista s: Bioethic News Bioética Press.

Sexo ou Gênero?

Contacta con Nosotros: Enviar Reset. Visite Nuestra Web en Inglés. Todos los derechos reservados. Nuestra Política de Privacidad. Diseñado y creado por www.