Video Playlist

El sexo era entendido como origen de todo, y El sexo en el antiguo Egipto.

Las extrañas costumbres sexuales del Antiguo Egipto que hoy consideramos aberrantes

Inicio Registrarse. Identifícate con tu red social Facebook Twitter. Nombre de usuario o email.

Iniciar Sesión Olvidaste tu contraseña? Destacado El sexo en el antiguo Egipto. Los egipcios creían que en el origen de todo estaba Atum, el dios del Sol, quien se dio placer a sí mismo. Y al verter su fluido vital engendró a otras dos divinidades, Chu y Tefnut, que hicieron el amor y dieron lugar a una nueva generación de dioses. Estos iniciaron una rueda de relaciones sexuales que culminó en la creación del universo tal y como lo conocían. Lo cierto es que, tal y como afirma Josep Padró: Las estampas del papiro describen acrobacias sexuales realmente imposibles.

Uno de ellos era el relativo a las relaciones prematrimoniales. Los testimonios que nos han llegado parecen demostrar que los jóvenes de uno y otro sexo gozaban de la abierta y consensuada complicidad de sus mayores a la hora de mantener relaciones íntimas.

El sexo en el Antiguo Egipto de los faraones - Historia - Diario digital Nueva Tribuna

Por el contrario, la infidelidad femenina no estaba bien vista. Un caso peculiar es el de la prostitución. Gracias a ellos sabemos que muchas se rapaban la cabeza para luego ponerse suntuosas pelucas, consideradas un seductor aditamento, y que pintaban sus ojos con una sustancia negra llamada khol, que ahora sabemos que contaba con plomo entre sus componentes. También eran numerosas las que usaban como distintivo un tatuaje con la figura de Bastet, divinidad que simbolizaba la alegría de vivir. Las pinturas eróticas allí encontradas y también las del Papiro de Turín se centran frecuentemente en escenas de sexo anal.

La sexualidad en el antiguo Egipto

Aunque la preeminencia del varón era evidente en la sociedad egipcia, ellas gozaban de una cierta libertad si se compara con su situación en otras sociedades antiguas. Y entre sus libertades estaba la de gozar de la vida social, de la bebida y de sus consecuencias. Resulta conveniente decir que la embriaguez también parece que era una realidad entre la población femenina.

De hecho, hay una tumba tebana en la que se ha encontrado un grabado que muestra a una mujer ebria que vomita mientras es atendida por una sirvienta. Pero esta libertad tenía sus límites. Ni que decir tiene que este tipo de relaciones eran toleradas siempre que la mujer fuera soltera.

En el caso de estar casada, el marido podía repudiarla, e incluso matarla. Tener relaciones con ellas era un pecado social, y en un documento conocido como el papiro de Ankh-Sheshonq se advierte al posible incauto, diciéndole: Las casas de pueblos como Amarna o El Lahun eran tan pequeñas que era difícil pensar que se pudiese disfrutar de ninguna clase de privacidad.

Entre las curiosidades de la vida amatoria de los egipcios que nos pueden chocar desde nuestra perspectiva moderna y occidental se encuentra, por ejemplo, la poca importancia que daban a la virginidad, tremendamente ligada al honor en nuestra sociedad. También, la peculiar manera en la que evitaban los embarazos en una especie de anticonceptivos 'vintage': En Titania Compañía Editorial, S. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

Alma, Corazón, Vida Viajes. Reconstrucción del papiro de Turín.

Esos “viciosillos” egipcios…

Autor Héctor G. Barnés Contacta al autor. Tiempo de lectura 6 min.

Alma, Corazón, Vida. El faraón radical que cambió Egipto y cuyo final nadie puede explicar El décimo faraón de la dinastía XVIII fue uno de los primeros reformadores de los que se tiene constancia. Quedan muchos cabos sueltos en su biografía. Sexo en Japón: Barnés 2. Y no te va a gustar Por Héctor G.